Macaco se presento en vorterix

Macaco se presentó ayer en el teatro vorterix, con una sala repleta de gente que estaba ansiosa de escucharlos. El público se entregó a las canciones y a la energía en escena de Macaco, que continúa consolidándose en Latinoamérica, donde ya es un artista esperado.

Arrancó el show con una intro donde los músicos iban apareciendo a los
saltos por el escenario para lanzar después los primeros acordes de lo que
seria “una sola voz” y de esta manera dar inicio a un show maravilloso,
también sonaron temas como, “La llama”, “Todos” y “Seguiremos” donde hizo una intro hablando de la libertad de prensa como algo fundamental para seguir creciendo como sociedad.

Con una improvisación de esas que en las calles de Barcelona estaban
acostumbrados hacer, y esa mezcla de rap reggae rumba le dedicaron unas palabras al Río de la plata, también hablaron de amor, de libertad de prensa y sobre todo de la libertad en sí misma.

El momento clave fue su tema “Moving” y la marea de gente levanto las manos, la interacción entre el cantante y el publico fue constante y sin ninguna clase de quiebres.

Ya llegando al final uno de sus últimos temas parecía que iba a ser “La
memoria de los pulgares” pero como esto era una fiesta no podía terminar de otra manera que no fuera con “Monkie Man”, el legendario tema de Toots and The Maytals, y así mientras todos bailaban como monos se fue terminando la noche.

Mas allá de que era la presentación de su disco “El murmullo del fuego”
hicieron un lindo repaso por su repertorio con canciones muy bien elegidas,
este tipo de bandas distintas que hacen fusión de rumba, reggae, el
rocksteady , hacen que el público siempre le queda corto el tiempo, quizás porque uno es consciente que hasta la próxima vez que los pueda ver quizás pase un año o dos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

fotos y crónica
Agustina Cano (Tini Cano)

Anuncios

La Shica mostró su cóctel de flamenco punk en Buenos Aires

La cantante y bailarina española demostró en un concierto potente y sin fisuras Además, ante todos sus fanáticos, dio a entender por qué es la voz más interesante de las surgidas en España en los últimos años. Arte, actitud y entrega en un show único.

No pasaron más de dos canciones que La Shica ya tenía en un puño al público que se había congregado en el ND Ateneo para asistir a su show de flamenco, rock, hip hop y una actitud que se llevó por delante a cualquier desprevenido que pudiera haber supuesto que iba a presenciar el simple concierto de una cantaora talentosa.

A bordo de lo que son sus dos discos hasta el momento (“Trabajito de chinos” y “Supercop”), la mujer también conocida como Elsa Rovayo transitó hora y media de un contundente camino de canciones y baile con los que se comió el escenario de una sala que latió al ritmo que ella le imprimió a cada performance. Porque lo de esta “shica” es la performance en vivo, no hay dudas.

Pasaron así la historia de una mujer maltratada (introducida y contada en primera persona), sexo en el probador de un local de ropa, una sevillana hiphopeada con furia y amor, su mirada sobre “Si me das a elegir”, el hit indiscutible “Zíngara rapera” y una versión arrasadora de “La bien pagá”, que el propio Miguel de Molina aplaudiría a rabiar.

Histriónica, verborrágica y rompiendo de forma permanente la temida “cuarta pared” que existe en al aire entre escenario y platea, la cantante hizo de la comunicación con el público una constante, siempre por el lado del humor y la provocación, en un contexto de mutua complicidad.

Además de una banda impecable integrada por músicos argentinos asociados especialmente para la ocasión de este único show en Buenos Aires, La Shica explotó con genuina pasión su formación flamenca, regada por vino tinto y apelando a su mirada potente y agradecida de la raíz musical folclórica que lleva dentro. Los momentos en los que la artista apeló al baile, el teatro ardió en aplausos y pedidos de más.

Los bises llegaron con más baile, más vino, más actitud punk y más flamenco, alejada de cualquier atisbo de música española for export. Además, contó con la participación de Kevin Johansen (que le aportó dos músicos a la banda), con quien interpretó “Desde que te perdí” en una versión relajadamente feliz.

A la salida, el comentario era unánime: queremos más Shica en Buenos Aires, más vueltas de tuerca al flamenco, a la música, al arte. Y claro, más celebración de la actitud acompañada de arte y honestidad.

Cronica Daniel Castelo
Fotografia: Agustina Cano (Tini Cano)

Share this:

Linkin Park – El regreso del nü metal

Ayer por la tarde corría un lindo aire en Buenos Aires, con un cielo algo despejado y la temperatura perfecta para una noche de agite, ideal para ir a mover la cabeza al ritmo de Linkin Park, quien se presento en GEBA para la presentación del tan famoso álbum “Living Things”.

Uno esperaría ver adultos de entre 20 y 25 años entre el publico mas que nada, pero la realidad es que la banda que habría desplazado a Korn o Limp Bizkit de la escena del nü metal y el rapcore ha logrado una evolución notable, adaptándose con éxito a la nueva escena que plantea la música actual.

Con nuevo disco en mano salieron al escenario a dar todo lo que no habíamos podido ver en aquel trágico Vélez donde el sonido nos dejo con gusto a poco y el tiempo se paso volando. Los temas fueron abarcando toda su discografía, desde sus famosos “Papercut” o “A Place For My Head” del disco “Hybrid Theory” hasta su actual “New Divide”, en donde hubo un pequeño incidente en el que Chester Benington decidió frenar todo en plena interpretación al distinguir entre el publico una chica que se había caído entre la masa de adoradores de la banda en primera fila, por lo que comienza a pedir ayuda a la gente de seguridad. Una gran muestra de calidez por parte del cantante que le puso silencio a todo GEBA durante unos 5 minutos.

El recital continuo desarrollándose perfectamente, con un juego de luces muy profesional y una pantalla que dejo hipnotizado a mas de uno, donde la calidad era perfecta y se mostraban animaciones con soldados con mascaras de gas, hienas con tintes demoníacos e incluso pequeños fragmentos de la lírica de temas como “Lost In The Echo” . Cabe destacar que en esa misma pantalla se podía ver video en vivo de lo que pasaba en el escenario pero con una edición un tanto psicodelica.

La sorpresa fue “Bleed It Out” , que al fusionarse con el himno Sabotage” de los Beastie Boys le dio un giro inesperado y fresco a la performance del grupo.
Finalmente llego el cierre de una noche alternativa y llena de power con los saltos de “Faint”, Lying From You” ( con partes de “Papercut” ) y el hit que los llevo a la fama a comienzos del 2000: “One Step Closer” .

Sin dudas Linkin Park, tuvo su revancha y paso la prueba del exigente publico argento en GEBA.

Texto por Lucas Page