Bs As Funky & Soul Festival en Niceto Club

Tras un largo tiempo de espera producto del corte de luz ocurrido en la zona, pudimos entrar y aunque el line up tuvo que reajustarse (por el retraso que produjo lo mencionado arriba), así y todo no detuvo las ganas de bailar y escuchar este “género huérfano”, según clarín.com.

Tony 70 y Willy Crook fueron los impulsores de este evento de funk argentino que pudo llevarse a cabo el pasado viernes en Niceto Club. Donde se presentaron en el escenario Suprafónicos, Reiband, Afromama y del cierre de este marco se encargaron Martín Elías (cantante de Tony 70) y el ex saxofonista de los Redonditos de Ricota (Willy Crook), quienes dieron pie a la apertura de la pista a cargo de DJ Nico Cota.

Como buen festival, tuvo gratas sorpresas como la presencia de Déborah Dixon (ex cantante de Las Blacanblus), que subió al escenario como segunda voz y corista de Willy Crook, hubo quienes tuvimos la suerte y pudimos deleitarnos con su voz tan particular que abarca un repertorio inmenso en la fuerza y diversidad de la música negra.

Lo cierto también, es que a este desfile de pantalones oxford, camisas ajustadas, rulos afro no le faltó funky & soul y llegando al cierre un joven se subió al escenario a bailar el último tema que tocaron Willy Crook & Band, con pasos muy originarios del funky de la década del `50.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mas fotos click acá

Daniela Abalos [Dani Abalos]

 

De otra galaxia: Man or Astro-Man? en Argentina

La banda se presentó por primera vez en Argentina, en el marco de su gira Latinoamericana.

Se dice que a principios de los 90’s, la nave espacial en la que viajaban los miembros de Man or Astro-Man? se averió, haciéndolos aterrizar accidentalmente en el planeta tierra, en Auburn, Alabama. Fue entonces que los extraterrestes decidieron camuflarse entre los seres humanos, formando una banda de surf-garage rock, con tintes punk, algunos sonidos new wave y un evidente gusto por la ciencia ficción.

Gran parte de sus canciones son instrumentales, con fragmentos de audio de películas de los 50’s/60’s, y a la hora de presentarse en vivo, nada mejor que proyecciones de sci-fi, una enorme bobina de Tesla (la cual no pudo estar presente el viernes 11 en Niceto), y un theremins, que nos hace recordar de dónde vienen.

El warm-up para el show de Man or Astro-Man?, estuvo de la mano de los rosarinos de The Broken Toys, y una banda referente del surf en Argentina, Los Tormentos, quienes cumplieron 10 años de su primera presentación en vivo.

En órbita

Man or Astro-Man? ya estaba sobre el escenario. Birdstuff se quedó un momento mirando al público, muy sorprendido. “Hola Argentina, somos Man or Astro-Man? y… somos del espacio exterior”, dijo entre risas Coco the Electronic Monkey Wizard (aka Robert del Bueno), bajista y sampler. Y así arrancó el show.

Hicieron un recorrido interestelar de poco más de una hora, a través de toda su discografía. Sonaron temas como “Destination Venus”, “Inside the Atom” y “Rocketship XL-3”.

Obviamente, no faltó la gran energía que caracteriza a la banda. Coco se puso su famoso casco blanco y desapareció del escenario: se había metido entre el público para hacer pogo. Star Crunch (aka Brian Causey) casi sobre el final del show, le pasó su guitarra a un miembro del público para que tocara mientras él lo obserbava. “Toca bien, podemos contratarlo” dijo Coco. El theremins también tuvo su pequeña interacción con las manos del público. Otro momento a destacar, fue la participación en el escenario de Marcelo di Paola (bajista de Los Tormentos).

Una vez finalizada su gira Latinoamericana, la banda seguirá focalizada en la grabación y producción de su nuevo disco de estudio, que está proyectado a lanzarse para septiembre de 2012.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Más fotos, click ACÁ

Dani Abalos
Mariana Piazza R

Carl Barât en Argentina

El ex Libertines y Dirty Pretty Things recorrió toda su carrera musical, ofreciendo un show con formato acústico, sorpresa incluida.

Imagen

Pasadas las 21.30 hs., de la mano de Místicos, el show comenzó a tomar forma. Los músicos argentinos tocaron temas de su primer LP “Puertas”, mientras a sus espaldas, se proyectaban fotos de la banda, así como también su primer video “Revolver”.

Fue recién a las 22.40hs. que el músico británico salía a escena. Estaba parado, en el medio, con un sombrero, una campera de cuero, un jean y su guitarra. Bien simple. Todo empezó con “9 Lives”, de Dirty Pretty Things. Para el segundo tema, el público argentino empezaba a mostrar de lo qué está hecho: ni bien sonó el primer acorde de “What Katie Did” (The Libertines), se escucharon gritos de emoción y hubo una suerte de pogo inevitable.

Carl no perdió la oportunidad de mostrar su agradecimiento y felicidad que le produjo estar tocando para sus fans. “You’re the best crowd in a long time”, llegó a decir en su inglés cerrado. Su cara lo decía todo.

El show entero se vio plagado de temas de The Libertines, haciendo desear a más de uno la pronta posible reunión de la banda -cosa que Barât no descarta que suceda-. Desde “Time For Heroes” a “Can’t Stand Me Now”, pasando por joyitas como “What a Waster” y “Don’t Look Back Into the Sun”, el público coreaba junto a Barât absolutamente todas las canciones de su carrera.

The Good Old Days

La sorpresa llegó para los bises: Barât dejaba el escenario, se cerraron los telones, nadie entendía nada… el público pedía volver a ver al músico, al grito de “Olé olé olé olé, Carlos Carlos” y “Que vuelva Carlos que vuelva ya” (recordando alguna canción de algún ex-presidente de la Argentina). Luego, unas siluetas misteriosas: bajo, guitarra eléctrica, alguien rondando por la batería; ¿qué estaba pasando?

De repente, sale Carl corriendo desde un lateral, saludando de nuevo al público que gritaba su nombre por todos lados. Sí, era lo que todos nos estábamos imaginando: iba a tocar temas de The Libertines en formato eléctrico con una banda, que resultaron ser sus teloneros, Místicos.

La energía era demasiada y recíproca. Por un lado, un Carl Barât moviendo la cabeza y dando vueltas sobre su eje con su guitarra eléctrica; por el otro, pogo, mosh, codazos, patadas, gritos, muchos brazos en el aire por parte del público. Sin duda, la euforia fue masiva recordando las buenas épocas de The Libertines…

De lo que tampoco cabe alguna duda, es que Carl quedó impresionado con su público, -que venía esperando su llegada desde hace rato-, y quién sabe si llega a volver… con sus ex-compañeros de banda, quizás…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Más fotos, click acá

Mariana Piazza R