Acerca de planbfotorock

Colectivo de fotógrafos

Festival Rock y Reggae – Día 1: A puro rock

Si bien las puertas abrieron a las 15hs., era viernes y mucha gente trabajaba, por lo que el movimiento de gente empezó a notarse después de las 7. Antes de esa hora, Bigger (banda ganadora de El Bombardeo del Demo), La Condena de Caín y Sordos le pusieron ritmo y calor a la tarde/noche que recién empezaba. Les siguieron los Pampa Yakuza, que siguen festejando los 10 años de la banda y por eso ofrecieron un show corto pero que repasó toda su carrera y dejó a más de uno de los presentes con ganas de escuchar un poquito más. La banda de Liniers demostró que ningún lugar es demasiado grande para ellos cuando, al terminar “Carnaval para tu desconsuelo” se tiraron a festejar con su público como lo hacen siempre en el que sería el primer pogo del festival.

La jornada siguió con Salta La Banca, que demostraron que tienen uno de los públicos más fieles del rock actual, dispuesto a pagar casi $100 la entrada a un show de 40 minutos aprox, e irse al finalizar el mismo. Arrancaron con el clásico “Seremos”, que desató la euforia y el espíritu de fiesta en el público presente. También presentaron dos temas de su próximo disco, uno de los cuales fue dedicado a la memoria de Mariano Ferreyra, y terminaron con “Que salte la banca”, cerrando su set a puro papelito y globos.

Muy atrás quedó la época en que Cielo Razzo podía llenar un estadio. La última vez que trataron de hacerlo fue para hacer la presentación de Compost en Capital, también en el Microestadio, pero debieron suspenderlo y terminaron tocando un domingo en Groove. Sin embargo, su gente también es fiel, y la banda retribuye el aguante tocando clásicos como “Quizás sí”, “Quien baja la pala” y “Luna”, culminando con “Sin salida” y un salto casi olímpico de Pablo Pino al público. Tuvieron como invitado especial a Edu Schmidt, ex Árbol, que le puso un ritmo violinesco a “Demás”.Festival Rock y Reggae - Día 1

El Bordo siempre es pura potencia y prolijidad en sus shows, y esta no fue la excepción. Pese a los problemas de sonido que afectaron a toda la jornada, los muchachos ofrecieron un set conciso y al palo, con dedicaciones a la mamá de los Kurz en “Cansado de ser” y a “los medios, a ver si empezamos a prestar más atención a lo que es importante” para hacer “La patada”. También sonaron “Así”, “Jazz barrial”, el clásico “Los perdidos”, y “Soñando despierto” para el final.

Si bien hubo varios recambios en el público (se veía gente entrando y saliendo todo el tiempo), para cuando llegó el turno de Guasones se veían muchas remeras con la G mayúscula y a más de un fanático con la cara pintada. Los platenses arrancaron con “Soledad” y “Shaila Show”, dos temas que no se escuchan muy seguido en sus presentaciones, y siguieron con clásicos como “Me muero”, “Como un lobo” y “Heaven or Hell”. El público logró bajar un poco con “Flores negras”, “Descuida ma, sólo son ratas” y “Desiree I”, para subir otra vez con “Desiree II”. Estas dos últimas se destacaron por los coros de apoyo a Soto, que no paró de moverse en todo el show y en “Baila baila” se mandó al espacio que separaba el escenario del vallado del campo, para luego terminar terminar con la potente tríada formada por “Farmacia”, “Gracias” y “Dame”. Cerca de la una de la madrugada finalizó el día 1, y todavía faltaba lo mejor.

(hacé clic en la imagen para ver todas las fotos)

Fotos y crónica: Flor Rodríguez Gregori

The Cureheads: Una noche extraña

30 de Noviembre 2012

Tan imperfecta como mágica fue la fiesta de anoche, en la que se presentó The Cureheads, banda inglesa tributo a The Cure.
Como ya era sabido, la banda iba a estar acompañada por el mítico baterista de The Cure Andy Anderson, pero vaya uno a saber porqué, éste no se presentó, simplemente desapareció hace días, y aún no sabemos los motivos.

Más de un fan se desilusionó mucho por esta baja, ya que, como es imaginable, era lo más atractivo de la noche para muchos, una gran oportunidad para ver a una leyenda en nuestros pagos.
Más allá de esto los Cureheads tocaron, Anderson fue reemplazado por el baterista local Gabriel Muscio (ex Iguana Lovers, y Cureosa, banda tributo a los Cure, por lo tanto un experto en la materia), quien demostró estar completamente a la altura de la situación.

Imprevisible y hermosa fue la forma de abrir el concierto: una sencilla introducción con el audio de “A blues in drag“, tema de The Glove del año 1983. Un gran agasajo para todo fan de The Cure.

Lo mágico de la noche fue el hecho de que tanto la banda como el público compartía la pasión por la misma banda. Más allá de que ellos estén sobre el escenario y la audiencia abajo, todos disfrutaron y cantaron con la misma pasión. La lista de temas estuvo muy buena, bien 80’s con excepción de Friday I’m in Love y Cut Here, repasaron muchos de los clásicos que la gente quería escuchar como Charlotte Sometimes, Play for Today, 100years, Shake Dog Shake, Plainsong, Fascination Street, Kyoto Song, Primary, Lovesong, Lullaby, Just Like Heaven, y muchos mas.

(clic en la foto para ver el álbum completo)

La banda, por momentos algo perdida (sobretodo el cantante y el guitarrista) y por otros más encontrada, tocó con un gran entusiasmo, se los notaba realmente felices de estar compartiendo el fanatismo y la pasión por su banda favorita con el público argentino.

También destacable fue el set de La Sobrecarga, la mítica banda de César Dominici, quienes fueron los encargados de abrir los conciertos de los mismos Cure, en aquellos accidentados pero también gloriosos conciertos de 1987. El grupo se mostró en excelente forma, dando un corto pero impecable concierto en el que repasaron sus clásicos: Ansiedad Oculta, Cabeza Rota, Acción y reacción, y la aclamada Conexión París, entre otros.

The Cureheads Setlist:

  • A blues in drag (Intro)
  • Plainsong
  • Shake dog shake
  • Fascination street
  • 100 years
  • A strange day
  • The hanging garden
  • Bananafishbones
  • Charlotte sometimes
  • Play for today
  • Lovesong
  • Pictures of you
  • Lullaby
  • The walk
  • Let’s go to bed
  • Inbetween days
  • Just like heaven
  • A forest
  • Boys don’t cry
  • A night like this
  • Kyoto song
  • Primary
  • Cut Here
  • Friday I’m in love
  • 10:15 saturday night
  • Killing an arab
  • Sweet talking guy (Outro)

Crónica: Emiliano Herrera
Fotos: Ligia Berg

Rick Wakeman – “Viaje al centro de la Tierra”

“La historia empieza el 24 de Mayo de 1863 en Hamburgo, cuando el Profesor Lindbrook y su sobrino Alex descubren un viejo pergamino en un libro del siglo 12 llamado “Heims Kringla”, una crónica acerca de una princesa Noruega que reinó Islandia. Al ser decodificado el pergamino al Latín y traducido por Alex resultó haber sido escrito por un alquimista del siglo 16 que dice lo siguiente:
“Valiente viajero, desciende al cráter de Sneffels Yokul,
sobre la cual cae la sombra de Scattaris 
antes de las Calendas de Julio, 
y llegarás al centro de la tierra. 
Ya lo he hecho.” – Arne Saknussemm “
 “Viaje al centro de la Tierra” de Julio Verne.
 
Los días 29 y 30 de Noviembre Rick Wakeman se presentó en el Gran Rex con sus dos obras más famosas, el 29 con “Viaje al centro de la Tierra” donde PlanB-Fotorock estuvo presente, y el 30 con “Las seis esposas de Enrique VIII”.
 
El tecladista británico junto a una gran orquesta brindaron un show exquisito, pasando por momentos calmos, reflexivos e intensos los cuales ilustraban el viaje.
 
El concierto estuvo bajo la dirección del maestro Helios Garcías, los cantantes Ashley Holt Cecilia Barba, el baterista Tony Fernandez, el bajista Nock Beggs y David Colquhoun en guitarra eléctrica junto con un narrador que recitaba la introducción de cada movimiento.
 
Como clásico Wakeman se atavió con una gran capa, en este caso dorada y roja brillante, que despedía pequeños haces de luz.
 
(Clic en la foto para ver el álbum completo)
Rick Wakeman en el Gran Rex

Tomatito y el duende flamenco.

Ph: Tini Cano

Teatro GRAN REX

Tomatito se presentó en el teatro gran Rex, después de 12 años de no venir a Buenos Aires y llenar 6 veces la trastienda en aquella oportunidad con el trío de guitarras que incluía a Luis Salinas y Lucho González.

Tomatito con su Sexteto presentaron “Luz de Guía”  un show realmente imponente sobre todo por ser él el referente del flamenco más fuerte y con mayor historia entre los contemporáneos junto a Paco de Lucia. Tomatito fue quien acompañó por más de 18 años a Camarón y de esta manera logró consagrarse en el Flamenco.

Sinceramente no sabía que esperar del show, ya que para mi oído al toque de Tomatito siempre va el cante de Camarón; pero la verdad es que Tomatito encontró respaldo en una formación de guitarrista (Cristóbal Santiago, que tocó una acústica y acompañó con arpegios y acordes de manera prolija), percusión (Lucky Losada, quien usa el cajón peruano de una manera que sonó con tanta potencia y tan limpio), dos cantaores (Morenito de Íllora y Simón Román) y una bailaora (Paloma Fantova). En otras palabras, consiguió convertir al escenario en derroche de Cultura y en un espacio a temporal como un tablado andaluz.

Show aparte: Paloma Fantova sobre el escenario desplegando todo su flamenco y  salpicándonos con toda su esencia y fuerza.

El momento más increíble fue cuando Luis Salinas subió a tocar algunos temas, y se vio el lujo y el brillo de la música en esa mezcla de flamenco y tango que dejó a todos los espectadores con la un nudo en la garganta.

Tomatito nos dejó sin aliento en cada olé, y con las palmas rojas de acompañar los distintos palos flamencos que fueron embrujando la noche y se nos fue un show increíble, ya con el publico entonando “la vida, la vida es, es un contratiempo la vida es” frase que nos recordara siempre a Camarón

Ojala que no pasen otros 12 años hasta que Tomatito vuelva a Buenos Aires.

Fotos del Show ACA

Agustina Cano (Tini Cano)

PULP @ Luna Park, 21 de noviembre

Noche especial para la gente común

Y que mas común que un miércoles, día laboral, hábil y normal para los argentinos, para vivir lo que fue el primer concierto de la mítica banda inglesa Pulp en nuestra querida Buenos Aires

El acontecimiento tuvo lugar en un Luna Park lleno de fanáticos excitadísimos. De a poco se iban apagando las luces hasta que cerca de las 21:30 la total oscuridad hizo presencia y con una sónica introducción un juego de lásers comenzaba a mostrar mensajes en español; “¿Cómo están?”“Hagan un poco de ruido”“¿Se acuerdan de la primera vez?”, y otras mas curiosas aún como “¿Quieren ver un delfín?”, y ante la entusiasta respuesta del público mostraron uno muy bonito.

Después de esta divertida y curiosa comunicación una voz robótica anunciaba el esperadísimo comienzo del show, que lo hicieron con “Do you remember the first time?” Muy carismático a lo largo de todo el set Jarvis Cocker nos mostraba lo que aprendió de nuestro idioma, empezó con “la noche está en pañales”, se ve que realmente se esforzó en aprender a hablar como la gente común. Y siguió la fiesta con “Pink glove”, “Razzmatazz” y después bajaron un poquito con “Something changad”, presentada como “Algo cambió” por Don Cocker, quien después de esta bella canción anuncio que iba a hacer una pregunta muy seria: “¿Quieren bailar? Para bailar hay que sacarse el saco” y con esta excelente excusa el cantante se sacó el saco y la corbata antes de morir de calor argentino en pleno concierto! Y acá comenzó el primer gran momento de la noche con “Disco 2000” del clásico álbum Different Class al igual que varias de las que ya pasaron y las que estaban por venir…

Del momento mas bailable pasamos al mas oscuro, con “Sorted for E’s & Huís” seguida de la tenebrosa “F.E.E.L.I.N.G. C.A.L.L.E.D. L.O.V.E.” en una intensa versión llena de momentos explosivos, reflexivos y maravillosos pasajes noise que terminó con un Cocker cantando acostado sobre el retorno para seguir en la oscuridad un poquito mas con “Acrylic afternoons”.

Ido este potente segmento llegó la hora de “Like a friend”, aquel hermoso tema que tan bien quedó en la banda de sonido de la película “Great expectations” de 1998, en una increíble versión que comenzó con Jarvis solo y terminó a toda banda con una energía maravillosa que hizo de este otro de los mejores momentos de la noche, que supo continuar a la perfección con la no menos hermosa e irresistible “Babies”

Después de los bebés llegó la perversión, con las clásicas “Underwear”, durante la cual el carismático Jarvis recibió y disfrutó un bello ramo de rosas, y le siguió otro de los puntos altos de la noche: “This is hardcore”. Después de tanto baile porno, al terminar este gran tema, la banda bajó un poquito con “Sunrise”, la balada “Bar Italia” y volvió a subir la temperatura con el indiscutido clásico “Common people”“Gente corriente” según el señor Cocker, quien durante este tema presentó a los músicos de la banda, y se tiró al piso al final de la canción, terminando así la primer parte del show.

Pasados unos minutos la banda estaba nuevamente en el escenario, la situación estaba “chiche bombón” en palabras de Jarvis, arrancaron los bises con el country-sónico “Mile end” para seguir con las hermosas y emotivas “A little soul” y “Help the aged” (Ayuda a los ancianos). Después de estas el cantante tomó una cerveza que luego compartió con el público, con la condición de que entre ellos la compartan, y en seguida “Mis-Shapes” ponía fin a la primer tanda de bises.

“Thank you for the buena onda” decía el copado de Jarvis al subir por última vez al escenario para hacerlo estallar una de nuevo con “Live bed show” y cerrar su primer y maravilloso show en Argentina como lo empezó, de fiesta, la encargada de cerrar el concierto fue la explosiva “Party Hard”.

Luego del concierto había una fiesta oficial en Niceto, a la que desgraciadamente no pudimos ir, si alguien sabe de algo que nos cuente, ¿Habrá aprendido mas castellano el loco Jarvis?

Emiliano Herrera

Macaco se presento en vorterix

Macaco se presentó ayer en el teatro vorterix, con una sala repleta de gente que estaba ansiosa de escucharlos. El público se entregó a las canciones y a la energía en escena de Macaco, que continúa consolidándose en Latinoamérica, donde ya es un artista esperado.

Arrancó el show con una intro donde los músicos iban apareciendo a los
saltos por el escenario para lanzar después los primeros acordes de lo que
seria “una sola voz” y de esta manera dar inicio a un show maravilloso,
también sonaron temas como, “La llama”, “Todos” y “Seguiremos” donde hizo una intro hablando de la libertad de prensa como algo fundamental para seguir creciendo como sociedad.

Con una improvisación de esas que en las calles de Barcelona estaban
acostumbrados hacer, y esa mezcla de rap reggae rumba le dedicaron unas palabras al Río de la plata, también hablaron de amor, de libertad de prensa y sobre todo de la libertad en sí misma.

El momento clave fue su tema “Moving” y la marea de gente levanto las manos, la interacción entre el cantante y el publico fue constante y sin ninguna clase de quiebres.

Ya llegando al final uno de sus últimos temas parecía que iba a ser “La
memoria de los pulgares” pero como esto era una fiesta no podía terminar de otra manera que no fuera con “Monkie Man”, el legendario tema de Toots and The Maytals, y así mientras todos bailaban como monos se fue terminando la noche.

Mas allá de que era la presentación de su disco “El murmullo del fuego”
hicieron un lindo repaso por su repertorio con canciones muy bien elegidas,
este tipo de bandas distintas que hacen fusión de rumba, reggae, el
rocksteady , hacen que el público siempre le queda corto el tiempo, quizás porque uno es consciente que hasta la próxima vez que los pueda ver quizás pase un año o dos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

fotos y crónica
Agustina Cano (Tini Cano)