PULP @ Luna Park, 21 de noviembre

Noche especial para la gente común

Y que mas común que un miércoles, día laboral, hábil y normal para los argentinos, para vivir lo que fue el primer concierto de la mítica banda inglesa Pulp en nuestra querida Buenos Aires

El acontecimiento tuvo lugar en un Luna Park lleno de fanáticos excitadísimos. De a poco se iban apagando las luces hasta que cerca de las 21:30 la total oscuridad hizo presencia y con una sónica introducción un juego de lásers comenzaba a mostrar mensajes en español; “¿Cómo están?”“Hagan un poco de ruido”“¿Se acuerdan de la primera vez?”, y otras mas curiosas aún como “¿Quieren ver un delfín?”, y ante la entusiasta respuesta del público mostraron uno muy bonito.

Después de esta divertida y curiosa comunicación una voz robótica anunciaba el esperadísimo comienzo del show, que lo hicieron con “Do you remember the first time?” Muy carismático a lo largo de todo el set Jarvis Cocker nos mostraba lo que aprendió de nuestro idioma, empezó con “la noche está en pañales”, se ve que realmente se esforzó en aprender a hablar como la gente común. Y siguió la fiesta con “Pink glove”, “Razzmatazz” y después bajaron un poquito con “Something changad”, presentada como “Algo cambió” por Don Cocker, quien después de esta bella canción anuncio que iba a hacer una pregunta muy seria: “¿Quieren bailar? Para bailar hay que sacarse el saco” y con esta excelente excusa el cantante se sacó el saco y la corbata antes de morir de calor argentino en pleno concierto! Y acá comenzó el primer gran momento de la noche con “Disco 2000” del clásico álbum Different Class al igual que varias de las que ya pasaron y las que estaban por venir…

Del momento mas bailable pasamos al mas oscuro, con “Sorted for E’s & Huís” seguida de la tenebrosa “F.E.E.L.I.N.G. C.A.L.L.E.D. L.O.V.E.” en una intensa versión llena de momentos explosivos, reflexivos y maravillosos pasajes noise que terminó con un Cocker cantando acostado sobre el retorno para seguir en la oscuridad un poquito mas con “Acrylic afternoons”.

Ido este potente segmento llegó la hora de “Like a friend”, aquel hermoso tema que tan bien quedó en la banda de sonido de la película “Great expectations” de 1998, en una increíble versión que comenzó con Jarvis solo y terminó a toda banda con una energía maravillosa que hizo de este otro de los mejores momentos de la noche, que supo continuar a la perfección con la no menos hermosa e irresistible “Babies”

Después de los bebés llegó la perversión, con las clásicas “Underwear”, durante la cual el carismático Jarvis recibió y disfrutó un bello ramo de rosas, y le siguió otro de los puntos altos de la noche: “This is hardcore”. Después de tanto baile porno, al terminar este gran tema, la banda bajó un poquito con “Sunrise”, la balada “Bar Italia” y volvió a subir la temperatura con el indiscutido clásico “Common people”“Gente corriente” según el señor Cocker, quien durante este tema presentó a los músicos de la banda, y se tiró al piso al final de la canción, terminando así la primer parte del show.

Pasados unos minutos la banda estaba nuevamente en el escenario, la situación estaba “chiche bombón” en palabras de Jarvis, arrancaron los bises con el country-sónico “Mile end” para seguir con las hermosas y emotivas “A little soul” y “Help the aged” (Ayuda a los ancianos). Después de estas el cantante tomó una cerveza que luego compartió con el público, con la condición de que entre ellos la compartan, y en seguida “Mis-Shapes” ponía fin a la primer tanda de bises.

“Thank you for the buena onda” decía el copado de Jarvis al subir por última vez al escenario para hacerlo estallar una de nuevo con “Live bed show” y cerrar su primer y maravilloso show en Argentina como lo empezó, de fiesta, la encargada de cerrar el concierto fue la explosiva “Party Hard”.

Luego del concierto había una fiesta oficial en Niceto, a la que desgraciadamente no pudimos ir, si alguien sabe de algo que nos cuente, ¿Habrá aprendido mas castellano el loco Jarvis?

Emiliano Herrera

Anuncios

Linkin Park – El regreso del nü metal

Ayer por la tarde corría un lindo aire en Buenos Aires, con un cielo algo despejado y la temperatura perfecta para una noche de agite, ideal para ir a mover la cabeza al ritmo de Linkin Park, quien se presento en GEBA para la presentación del tan famoso álbum “Living Things”.

Uno esperaría ver adultos de entre 20 y 25 años entre el publico mas que nada, pero la realidad es que la banda que habría desplazado a Korn o Limp Bizkit de la escena del nü metal y el rapcore ha logrado una evolución notable, adaptándose con éxito a la nueva escena que plantea la música actual.

Con nuevo disco en mano salieron al escenario a dar todo lo que no habíamos podido ver en aquel trágico Vélez donde el sonido nos dejo con gusto a poco y el tiempo se paso volando. Los temas fueron abarcando toda su discografía, desde sus famosos “Papercut” o “A Place For My Head” del disco “Hybrid Theory” hasta su actual “New Divide”, en donde hubo un pequeño incidente en el que Chester Benington decidió frenar todo en plena interpretación al distinguir entre el publico una chica que se había caído entre la masa de adoradores de la banda en primera fila, por lo que comienza a pedir ayuda a la gente de seguridad. Una gran muestra de calidez por parte del cantante que le puso silencio a todo GEBA durante unos 5 minutos.

El recital continuo desarrollándose perfectamente, con un juego de luces muy profesional y una pantalla que dejo hipnotizado a mas de uno, donde la calidad era perfecta y se mostraban animaciones con soldados con mascaras de gas, hienas con tintes demoníacos e incluso pequeños fragmentos de la lírica de temas como “Lost In The Echo” . Cabe destacar que en esa misma pantalla se podía ver video en vivo de lo que pasaba en el escenario pero con una edición un tanto psicodelica.

La sorpresa fue “Bleed It Out” , que al fusionarse con el himno Sabotage” de los Beastie Boys le dio un giro inesperado y fresco a la performance del grupo.
Finalmente llego el cierre de una noche alternativa y llena de power con los saltos de “Faint”, Lying From You” ( con partes de “Papercut” ) y el hit que los llevo a la fama a comienzos del 2000: “One Step Closer” .

Sin dudas Linkin Park, tuvo su revancha y paso la prueba del exigente publico argento en GEBA.

Texto por Lucas Page

Maroon 5 presentó “Overexposed” en Ferro

A las 9 de la noche en punto se apagaron las luces de la cancha auxiliar de Ferro y comenzaron los gritos. De a uno fueron apareciendo los integrantes de Maroon 5, la banda californiana que volvió a visitar Argentina en el marco de su Overexposed Tour, presentando su último disco, todos vestidos de blanco impecable, aunque el público enloqueció cuando Adam Levine apareció en escena. De fondo se escuchaba el sonido de un teléfono, y Payphone marcó el inicio de lo que sería una hora y media de show.

Luego, sonó Makes me wonder enganchada al final con Don’t stop ‘till you get enough, de Michael Jackson, y no fue el único “mash-up” de la noche: cuando hicieron Harder to Breathe, la mezclaron con Scary monsters and nice sprites de Skrillex.

Con imágenes en las pantallas que filmaban lo que sucedía en el escenario como si fuera un DVD, el sonido de la banda fue prolijo, aunque la gente que se encontraba detrás de la torre de sonido lo recibía con pésima calidad (algo que, lamentablemente, se viene notando mucho en los shows grandes al aire libre, como pasó, por ejemplo, en el Quilmes Rock). Sin embargo, al público no parecía importarle y disfrutaban igual del show. Cabe destacar la actuación de PJ Morton en los teclados.

Sunday morning, Won’t go home without you, Misery (con un gran coro del público que a Adam le encantó) y This love, fueron los temas más coreados de la primera parte del show (nótese que son los éxitos, lo cual nos deja una pauta del público no-tan-fan-de-la-banda que superpobló el campo). Cuando volvieron, Levine intercambió su lugar con Matt Flynn en la batería, e interpretaron Seven Nation Army, el clásico de The White Stripes, que sorprendió a más de uno por el poco “agite” del público, sobretodo en el campo.

Esta canción está dedicada a todas las mujeres presentes”, dijo Adam cuando volvieron, y arrancó la segunda parte y el final del show con She will be loved. Siguieron Stereo Hearts (tema que Levine interpretó con Gym Class Heroes), Daylight (“mi canción preferida de Overexposed”, dijo el vocalista), y la frutilla del postre para el cierre del show: Don’t You Want Me de The Human League, Sexyback de Justin Timberlake, y Moves Like Jagger, todas enganchadas, lo que hizo que Ferro se convirtiera en un boliche y dejara satisfechos a los fans (y a los no tanto, también).

Lista de temas:

  1. Payphone
  2. Makes me wonder [+ Don’t stop ‘till you get enough (Michael Jackson)]
  3. Lucky Strike
  4. Sunday Morning
  5. If I never see your face again
  6. Wipe your eyes
  7. Won’t go home without you
  8. Harder to breathe [+ Scary monsters and nice sprites (Skrillex)]
  9. Wake up call
  10. The bed’s too big without you (cover de The Police)
  11. One more night
  12. Hands all over me
  13. Misery
  14. This Love
  15. Encore:
  16. Seven Nation Army (cover de The White Stripes)
  17. She will be loved
  18. Stereo Hearts
  19. Daylight
  20. Moves like Jagger [+ Don’t you want me (The Human League) y Sexyback (Justin Timberlake)]

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Podés ver más fotos del show en nuestro Facebook!

Flor Rodríguez Gregori