La Vela Puerca: adelanto del show y el nuevo disco

Mañana a la tarde, desde las 19.30hs, La Vela Puerca estará tocando en el estadio GEBA, sede Jorge Newbery, para la presentación de su nuevo disco: Piel y Hueso.

Tuvimos el gusto de poder estar en la conferencia de prensa en la que El Enano y Cebolla nos adelantaron lo que va a ser el show, con mucha alegría y ganas de que la gente la pase bien.

PLAN B: ¿En qué momento la banda llega a este show en GEBA?

Enano: Con muchas ganas. El hecho de estar presentando un disco nuevo después de cuatro años es un nuevo desafío, renueva los aires, y es una razón más para seguir haciendo lo que nos gusta: tocar. Estamos lo mejor parados que se puede estar, tenemos muchas canciones nuevas. El desafío también viene porque vamos a estar tocando en GEBA, que para nosotros es un lugar nuevo, y el hecho de hacer un show de presentación de disco es un poco atípico, porque no sé si vamos a volver a tocar las 18 canciones en un solo recital. Fue una historia hacer que todas esas canciones pudieran convivir con las nuevas, no podíamos ponernos egoístas y decir “yo quiero esto porque sí”, sino que tenían que convivir.

PLAN B: ¿Como surgió hacer un tema sobre el genocidio del pueblo charrua, que para los uruguayos es tan importante?

Cebolla: Primero nace porque, ya lo han dicho grandes compositores, la historia siempre está escrita por los vencedores. Yo creo que Uruguay se jacta de esa “garra” charrúa para temas efímeros como el fútbol, y si le preguntas a un niño en la escuela quién fue Polidoro no te sabe decir. Por eso es que desde mi humilde lugar tuve la inquietud, junto con “Mandril”, de dar nuestra opinión y que eso generara, si es que generaba, una curiosidad, que alguien fuera a investigar qué es lo que realmente pasó o desde qué lado es contado.

PLAN B: Ustedes son una banda que ha girado muchísimo, han andado por todos lados. ¿Siguen teniendo ese mismo entusiasmo y esas mismas ganas que uno tiene de joven o lo toman más profesionalmente?

El enano: Lógicamente el valor de las cosas se va desgastando a medida que vos vas repitiendo lo que haces, ¿no? Yo creo que ya hemos pasado por todo. Personalmente, durante un tiempo si me decían de ir a Alemania, me ibas a tener que subir a latigazos al escenario (risas), pero era más por una cuestión de cansancio. Ahora volvimos a los Festivales grandes, a esa parte que te regala la música de estar compartiendo el escenario, por ejemplo ahora, con The Cure, Stones Roses… Qué se yo, me muero de ganas, quiero estar ahí ya, no sé qué estoy haciendo acá (risas). Pero hasta hace unos años plantaba raíces en un cerro y me quedaba ahí, todo va y viene.

Cebolla: Y lo que tiene de bueno también es que siempre vas a lugares nuevos. Si todas las giras fueran siempre en el mismo lugar, esa monotonía nos aplastaría.

PLAN B: Cada disco tuvo a su productor que le dio un toque final. Se vio con Santaolalla, con Campodónico y ahora llegó el turno de Rodrigo Gómez y Berta, que también ayudó un poco en lo que es la mezcla del disco. ¿Cómo fue elegir a Rodrigo? ¿Piensan que le dio un sonido más rockero al disco o fue algo más de ustedes?

Enano: Nosotros precisamos un productor al momento de grabar, sino no existe más La Vela Puerca, alguien que destrabe las inquietudes que tenemos y nuestra relación, que es mucho más de amistad que de compañeros de laburo. Yo vi a Rodrigo laburar y me pareció una bestia, un divino. Lo vi trabajar y vi que sí, que tenía la pasta como para comprometerse a trabajar con el “caos” que hay en La Vela Puerca. Cuando le mostré la idea, él tuvo la valentía de asumir la capitanía del barco en ese momento con un disco complicado, un disco doble: uno preproducido, ensayado y el otro hecho en el momento, cosa que nunca habíamos hecho.

PLAN B: El año pasado cuando hablaron de presentar este disco dijeron que no iban a tocar muchos temas por dos motivos: porque no querían aburrir a la gente con un disco nuevo completo y porque no tenían bien pulidos los temas. Hoy, a 10 días de tocarlo, ¿cómo se sienten? ¿Están cómodos?

Cebolla: Vos haces un show más que nada para la gente, más allá de que sos vos el que tocas y el que interpreta, no podes ser egoísta y decir “yo toco lo que quiero y vos bancame porque yo soy el artista”. Creo que el show es de a dos: el público que te hace sentir una cosa y vos que le queres decir algo al público. Si te mandas la patriada de tocar 18 temas nuevos, lo único que vas a lograr es que la mayoría de la gente quede pintada, de brazos cruzados, cuando fue a un lugar a divertirse y a tratar de identificarse con las canciones. Más allá del respeto que puedan tener ellos cuando vos estas interpretando una canción nueva, creo que es bastante egoísta pensar que se la tienen que bancar igual.

PLAN B: El último disco de ustedes es doble… ¿en qué momento se dan cuenta que puede ir como disco doble y qué roles cumplen los productores para organizar las canciones?

Cebolla: Al pensar este disco, lo primero era “queremos un disco para tocar en vivo”, así nació el concepto del disco. Después nos dimos cuenta que históricamente siempre tuvimos temas “tranquis” que por una cosa lógica de cómo son los discos, nunca entran. Esta vez teníamos una cantidad de canciones que realmente sentíamos una pena enorme que quedaran afuera, no era que no nos podíamos decidir. Por eso hicimos esta patriada, grabamos dos discos, un disco y medio. No pudimos escapar a esa cantidad de canciones que estaban ahí, que estaban divinas y que las letras nos decían un montón de cosas. Este es un disco que va al grano, el rockero dice esto y quiere hacer esto, y el disco tranqui lo mismo.

PLAN B: Ya que estamos hablando del disco doble, ¿cómo toman el tema de la piratería e Internet? Porque sacar un disco doble implica más producción, más costo, tanto para la banda como para el que lo compra.

Cebolla: Yo no me bajo música de Internet. No me bajo primero porque no sé y segundo porque no me gusta. Igualmente siempre digo que apelo a la consciencia de la gente. Yo no podría piratearle un disco a La Chancha, por ejemplo, o a Los Cuatro Pesos de Propina, que son independientes y si yo no les compro el disco los “wachos” mueren. Creo que pasa un poco por ahí. Yo no le pido a la gente de rodillas que me compren y tampoco que no me pirateen. Le digo “¿te gusta la historia? la hicimos nosotros”.

Enano: Yo si bajo. Tengo una política que considero coherente: yo escucho mucha música, si él no sabe bajar (señala a Cebolla), yo no sé comprar por Internet.Entonces ¿qué hago? me lo bajo y después, si me gusta la banda, me gusta el disco y tengo la suerte de viajar, lo busco en Vinilo y lo compro. Aparte, si tendré derecho a piratear, ¿no?. Si a mí me piratean, nadie tiene más derecho que yo (risas).

PLAN B: Estuve leyendo una crítica de un diario de cuando sacaron su primer disco y ahí decía que ustedes se autodefinían como hijos de Mano Negra y de Los Fabulosos Cadillacs. Hoy en día después de tantos años, ¿cómo está el árbol genealógico? ¿Se consideran padres de quién y hermanos de quién?

Enano: Si, fuimos influenciados. Vos dijiste Mano Negra y los Cadillacs. Lógicamente escuchábamos Los Cadillacs mucho antes que Mano Negra.Cuando surge La Vela, queríamos que los conciertos sean una fiesta, un lugar para celebrar, para que vos te olvides de todos tus problemas por un ratito y poder disfrutar. Eso era lo que hacíamos nosotros cuando salíamos a tocar, olvidarnos de nuestros problemas y pasarla bien. Es ahí donde fuimos influenciados, de pronto, por Los Cadillacs.Y por Mano Negra fuimos influenciados en la manera de cómo hacer las cosas. Esa actitud de no quedarse sentado esperando que la gente haga las cosas por vos. No porque hayas firmado con Sony o Universal te vayas a creer que te van a dar una gira Latinoamericana, ¡hacelo vos! Con más apoyo o menos apoyo pero convencidos de que no necesitábamos a nadie para hacerlo.

PLAN B: ¿Qué creen que les falta vivir como banda, después de tantos años?

Cebolla: yo creo que todo lo que vivimos fue tan impensado que no te podría decir algo. Creo que todo lo que venga va a ser algo nuevo. Ya te digo, ahora volvemos a tocar en festivales grandísimos en Europa, increíbles, vamos a tocar con The Cure, no sé si el mismo día o no.

Enano: yo tengo algo, que no sé si se va a dar, pero hay un formato que me gustaría: una gira tranqui. Una gira agarrando todos esos temas tranquilos que hicimos, e incluso agarrar algunos que nos son tranquilos y transformarlos en tranquilos para hacer una gira con eso. Tocar en teatros, quedándonos unos días en cada lugar, con la posibilidad de conocer mucho más. Lo contrario a una banda de rock, que tocas y te vas. Me gustaría algo así. Quedarte, conocer más de un lugar, conocer a la gente.

Le petit ph y Manuel Conca

Anuncios