Tomatito y el duende flamenco.

Ph: Tini Cano

Teatro GRAN REX

Tomatito se presentó en el teatro gran Rex, después de 12 años de no venir a Buenos Aires y llenar 6 veces la trastienda en aquella oportunidad con el trío de guitarras que incluía a Luis Salinas y Lucho González.

Tomatito con su Sexteto presentaron “Luz de Guía”  un show realmente imponente sobre todo por ser él el referente del flamenco más fuerte y con mayor historia entre los contemporáneos junto a Paco de Lucia. Tomatito fue quien acompañó por más de 18 años a Camarón y de esta manera logró consagrarse en el Flamenco.

Sinceramente no sabía que esperar del show, ya que para mi oído al toque de Tomatito siempre va el cante de Camarón; pero la verdad es que Tomatito encontró respaldo en una formación de guitarrista (Cristóbal Santiago, que tocó una acústica y acompañó con arpegios y acordes de manera prolija), percusión (Lucky Losada, quien usa el cajón peruano de una manera que sonó con tanta potencia y tan limpio), dos cantaores (Morenito de Íllora y Simón Román) y una bailaora (Paloma Fantova). En otras palabras, consiguió convertir al escenario en derroche de Cultura y en un espacio a temporal como un tablado andaluz.

Show aparte: Paloma Fantova sobre el escenario desplegando todo su flamenco y  salpicándonos con toda su esencia y fuerza.

El momento más increíble fue cuando Luis Salinas subió a tocar algunos temas, y se vio el lujo y el brillo de la música en esa mezcla de flamenco y tango que dejó a todos los espectadores con la un nudo en la garganta.

Tomatito nos dejó sin aliento en cada olé, y con las palmas rojas de acompañar los distintos palos flamencos que fueron embrujando la noche y se nos fue un show increíble, ya con el publico entonando “la vida, la vida es, es un contratiempo la vida es” frase que nos recordara siempre a Camarón

Ojala que no pasen otros 12 años hasta que Tomatito vuelva a Buenos Aires.

Fotos del Show ACA

Agustina Cano (Tini Cano)

Cielo Razzo @ Teatro Vorterix

Los rosarinos se presentaron en Capital por última vez en el año, en un show que reventó el Vorterix. Si bien las entradas se habían agotado unos días antes, se vendieron varias más en puerta y, si sumamos los invitados, la capacidad del ex Teatro de Colegiales estaba bastante cerca de su límite.

Por momentos, el calor era insoportable e incluso hubo un par de desmayos, pero eso no impidió que el show fuera una fiesta. También cabe destacar la gran actuación del batero, Javi Robledo, y el percusionista, Carlo Seminara, que sonaron prolijos como reloj suizo, colaborando con el gran sonido que se pudo disfrutar en términos generales, no muy habitual en el local de Lacroze.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Podés ver más fotos acá!

Fotos y crónica: Flor Rodríguez Gregori