El Coliseo se puso nuevamente de pie frente Jorge Drexler

El pasado viernes 1 de Junio, Jorge Drexler (cantautor uruguayo con ya más de 20 años de trayectoria), deleitó a su público con un espectáculo que según él no debería haber pasado, y ellos lo hicieron posible.

Entre un par de guitarras, un banquito y luces fosforescentes como noctilucas, Drexler pasó de sus más recientes creaciones a algunas de las primeras como “La luna de espejos” de su album “La luz que sabe robar” que en su momento, el 92’, fue grabado en formato cassette. Hizo viajar a sus espectadores desde el teatro Colonial, lleno del exabrupto porteño, al metro de Nueva York, como también a pueblos de España, por medio de sonidos anteriormente grabados, los cuales ahora lo acompañaban en sus canciones.

Logró crear un clima intimista y de plena complicidad con su público, quien ayudó a recordar letras demasiado bien guardadas y de acompañar con “las castañuelas” en algunos temas. ‘Nada de palmas..’, pidió el cantautor, ‘..Castañuelas’. También dejó que ellos eligieran qué temas eran los deseaban escuchar, les cumplió los pedidos y luego se dio algunos gustos como cantar con Ana Prada (su prima hermana), de quien se confesó admirador -Ella fue la encargada de acompañar con su música a que el teatro se llenase-

Llegando al final, salió a brindar, cerrando el recital –cuya duración fue de aproximadamente dos horas- con uno de sus clásicos “Todo se transforma” y recibiendo las palmas, ahora sí bienvenidas, con sonrisas y agradecimientos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pueden ver más fotos ACÁ!

Fotos: Char García Causarano

Crónica: An Estrañy

Anuncios