Tomatito y el duende flamenco.

Ph: Tini Cano

Teatro GRAN REX

Tomatito se presentó en el teatro gran Rex, después de 12 años de no venir a Buenos Aires y llenar 6 veces la trastienda en aquella oportunidad con el trío de guitarras que incluía a Luis Salinas y Lucho González.

Tomatito con su Sexteto presentaron “Luz de Guía”  un show realmente imponente sobre todo por ser él el referente del flamenco más fuerte y con mayor historia entre los contemporáneos junto a Paco de Lucia. Tomatito fue quien acompañó por más de 18 años a Camarón y de esta manera logró consagrarse en el Flamenco.

Sinceramente no sabía que esperar del show, ya que para mi oído al toque de Tomatito siempre va el cante de Camarón; pero la verdad es que Tomatito encontró respaldo en una formación de guitarrista (Cristóbal Santiago, que tocó una acústica y acompañó con arpegios y acordes de manera prolija), percusión (Lucky Losada, quien usa el cajón peruano de una manera que sonó con tanta potencia y tan limpio), dos cantaores (Morenito de Íllora y Simón Román) y una bailaora (Paloma Fantova). En otras palabras, consiguió convertir al escenario en derroche de Cultura y en un espacio a temporal como un tablado andaluz.

Show aparte: Paloma Fantova sobre el escenario desplegando todo su flamenco y  salpicándonos con toda su esencia y fuerza.

El momento más increíble fue cuando Luis Salinas subió a tocar algunos temas, y se vio el lujo y el brillo de la música en esa mezcla de flamenco y tango que dejó a todos los espectadores con la un nudo en la garganta.

Tomatito nos dejó sin aliento en cada olé, y con las palmas rojas de acompañar los distintos palos flamencos que fueron embrujando la noche y se nos fue un show increíble, ya con el publico entonando “la vida, la vida es, es un contratiempo la vida es” frase que nos recordara siempre a Camarón

Ojala que no pasen otros 12 años hasta que Tomatito vuelva a Buenos Aires.

Fotos del Show ACA

Agustina Cano (Tini Cano)

PULP @ Luna Park, 21 de noviembre

Noche especial para la gente común

Y que mas común que un miércoles, día laboral, hábil y normal para los argentinos, para vivir lo que fue el primer concierto de la mítica banda inglesa Pulp en nuestra querida Buenos Aires

El acontecimiento tuvo lugar en un Luna Park lleno de fanáticos excitadísimos. De a poco se iban apagando las luces hasta que cerca de las 21:30 la total oscuridad hizo presencia y con una sónica introducción un juego de lásers comenzaba a mostrar mensajes en español; “¿Cómo están?”“Hagan un poco de ruido”“¿Se acuerdan de la primera vez?”, y otras mas curiosas aún como “¿Quieren ver un delfín?”, y ante la entusiasta respuesta del público mostraron uno muy bonito.

Después de esta divertida y curiosa comunicación una voz robótica anunciaba el esperadísimo comienzo del show, que lo hicieron con “Do you remember the first time?” Muy carismático a lo largo de todo el set Jarvis Cocker nos mostraba lo que aprendió de nuestro idioma, empezó con “la noche está en pañales”, se ve que realmente se esforzó en aprender a hablar como la gente común. Y siguió la fiesta con “Pink glove”, “Razzmatazz” y después bajaron un poquito con “Something changad”, presentada como “Algo cambió” por Don Cocker, quien después de esta bella canción anuncio que iba a hacer una pregunta muy seria: “¿Quieren bailar? Para bailar hay que sacarse el saco” y con esta excelente excusa el cantante se sacó el saco y la corbata antes de morir de calor argentino en pleno concierto! Y acá comenzó el primer gran momento de la noche con “Disco 2000” del clásico álbum Different Class al igual que varias de las que ya pasaron y las que estaban por venir…

Del momento mas bailable pasamos al mas oscuro, con “Sorted for E’s & Huís” seguida de la tenebrosa “F.E.E.L.I.N.G. C.A.L.L.E.D. L.O.V.E.” en una intensa versión llena de momentos explosivos, reflexivos y maravillosos pasajes noise que terminó con un Cocker cantando acostado sobre el retorno para seguir en la oscuridad un poquito mas con “Acrylic afternoons”.

Ido este potente segmento llegó la hora de “Like a friend”, aquel hermoso tema que tan bien quedó en la banda de sonido de la película “Great expectations” de 1998, en una increíble versión que comenzó con Jarvis solo y terminó a toda banda con una energía maravillosa que hizo de este otro de los mejores momentos de la noche, que supo continuar a la perfección con la no menos hermosa e irresistible “Babies”

Después de los bebés llegó la perversión, con las clásicas “Underwear”, durante la cual el carismático Jarvis recibió y disfrutó un bello ramo de rosas, y le siguió otro de los puntos altos de la noche: “This is hardcore”. Después de tanto baile porno, al terminar este gran tema, la banda bajó un poquito con “Sunrise”, la balada “Bar Italia” y volvió a subir la temperatura con el indiscutido clásico “Common people”“Gente corriente” según el señor Cocker, quien durante este tema presentó a los músicos de la banda, y se tiró al piso al final de la canción, terminando así la primer parte del show.

Pasados unos minutos la banda estaba nuevamente en el escenario, la situación estaba “chiche bombón” en palabras de Jarvis, arrancaron los bises con el country-sónico “Mile end” para seguir con las hermosas y emotivas “A little soul” y “Help the aged” (Ayuda a los ancianos). Después de estas el cantante tomó una cerveza que luego compartió con el público, con la condición de que entre ellos la compartan, y en seguida “Mis-Shapes” ponía fin a la primer tanda de bises.

“Thank you for the buena onda” decía el copado de Jarvis al subir por última vez al escenario para hacerlo estallar una de nuevo con “Live bed show” y cerrar su primer y maravilloso show en Argentina como lo empezó, de fiesta, la encargada de cerrar el concierto fue la explosiva “Party Hard”.

Luego del concierto había una fiesta oficial en Niceto, a la que desgraciadamente no pudimos ir, si alguien sabe de algo que nos cuente, ¿Habrá aprendido mas castellano el loco Jarvis?

Emiliano Herrera

Macaco se presento en vorterix

Macaco se presentó ayer en el teatro vorterix, con una sala repleta de gente que estaba ansiosa de escucharlos. El público se entregó a las canciones y a la energía en escena de Macaco, que continúa consolidándose en Latinoamérica, donde ya es un artista esperado.

Arrancó el show con una intro donde los músicos iban apareciendo a los
saltos por el escenario para lanzar después los primeros acordes de lo que
seria “una sola voz” y de esta manera dar inicio a un show maravilloso,
también sonaron temas como, “La llama”, “Todos” y “Seguiremos” donde hizo una intro hablando de la libertad de prensa como algo fundamental para seguir creciendo como sociedad.

Con una improvisación de esas que en las calles de Barcelona estaban
acostumbrados hacer, y esa mezcla de rap reggae rumba le dedicaron unas palabras al Río de la plata, también hablaron de amor, de libertad de prensa y sobre todo de la libertad en sí misma.

El momento clave fue su tema “Moving” y la marea de gente levanto las manos, la interacción entre el cantante y el publico fue constante y sin ninguna clase de quiebres.

Ya llegando al final uno de sus últimos temas parecía que iba a ser “La
memoria de los pulgares” pero como esto era una fiesta no podía terminar de otra manera que no fuera con “Monkie Man”, el legendario tema de Toots and The Maytals, y así mientras todos bailaban como monos se fue terminando la noche.

Mas allá de que era la presentación de su disco “El murmullo del fuego”
hicieron un lindo repaso por su repertorio con canciones muy bien elegidas,
este tipo de bandas distintas que hacen fusión de rumba, reggae, el
rocksteady , hacen que el público siempre le queda corto el tiempo, quizás porque uno es consciente que hasta la próxima vez que los pueda ver quizás pase un año o dos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

fotos y crónica
Agustina Cano (Tini Cano)

Carta en puño y letra de Fiona Apple explicando los motivos por los cuales cancela su gira

Son las 6 de la tarde del viernes y estoy escribiendo a unos miles de amigos a los que aún no conozco. Escribo para decirles que tenemos que cambiar nuestros planes y encontrarnos un poco más tarde.
Lo que pasa es esto.

Tengo una perra, Janet, y lleva casi dos años enferma con un tumor que dormitaba en su pecho y que ha ido creciendo poco a poco. Tiene casi 14 años, la adopté cuando tenía cuatro meses. Yo tenía 21 años entonces, adulta oficialmente, y ella fue mi hija.Es una pitbull, la encontraron en Echo Park, con una soga en torno a su cuello y mordiscos en sus orejas y en su cara.Era la que utilizaban los que organizan peleas de perros para dar más confianza a los que iban a pelear.
Tiene casi 14 años y nunca la he visto empezar una pelea, o morder, ni siquiera gruñir así que entiendo porqué la eligieron para ese trabajo horrible.Es una pacifista.

Janet es la relación más constante de mi vida adulta, eso es un hecho. Hemos vivido en numerosas casas y dejado atrás unas cuantas familias provisionales pero siempre las dos juntas.

Y eso es sólo el principio.

Dormía en la cama conmigo, su cabeza sobre la almohada, y aceptaba mi cara histérica y llorosa en su pecho, con sus patas abrazándome, cada vez que tenía el corazón roto, o el espíritu roto, o cada vez que estaba perdida, y según fueron pasando los años dejó que yo adoptara el papel de su hija, mientras me dormía, con su mentón apoyado en mi cabeza.

Estaba bajo el piano cuando yo componía mis canciones, ladraba cuando intentaba grabar algo y estuvo en el estudio conmigo durante toda la grabación del último álbum.

Cuando volví de la última gira, estaba tan vivaz como siempre, está acostumbrada a que yo me vaya un par de semanas cada seis o siete años.

Tiene la enfermedad de Addison, lo que hace que sea peligroso para ella viajar porque necesita injecciones de Cortisol con regularidad, porque reacciona al estrés y la excitación sin los mecanismos fisiológicos que tenemos el resto de nosotros y que evitan que, literalmente, muramos de pánico.

Pese a todo ello, es incesantemente feliz y juguetona y sólo dejó de comportarse como una cachorrita hace unos tres años.

Es mi mejor amiga y mi madre y mi hija, mi benefactura, es la que me ha enseñado lo que es el amor.

No puedo ir a Sudamérica. Ahora no.

Cuando volví a casa tras la última parte de mi gira en EEUU noté una gran, gran diferencia.

Ya ni siquiera quiere salir a pasear.

Sé que no está triste por envejecer o estar cercana a la muerte. Los animales tienen instinto de supervivencia pero lo que no tienen es un sentimiento de mortalidad y de vanidad. Por eso están incontablemente más presentes que los humanos.

Pero sé que que se está acercando al momento en el que dejará de ser un perro para, en vez de eso, convertirse en parte de todo. Estará en el viento, en la tierra, y en mí allá donde yo vaya.

No puedo dejarla ahora, por favor entiendanlo.

Si me voy ahora, temo que morirá y que no tendré el honor de cantar para ella mientras se duerme, de acompañarla mientras se va.

A veces puedo tardar 20 minutos en elegir qué calcetines ponerme para irme a la cama. Pero esta decisión es instantánea.

Estas son las elecciones que tomamos, las que nos definen.

No quiero ser la mujer que pone su carrera antes que el amor y la amistad.

Soy la mujer que se queda en casa y cocina Tilpaia para mi más querida y más vieja amiga. Y la ayuda a sentirse cómoda, y arropada, y segura e importante.

Muchos de nosotros en estos tiempos tememos la muerte de un ser querido. Es la fea verdad de la Vida, que nos hace sentir aterrorizados y solos.

Me gustaría que también pudiéramos apreciar el tiempo que está junto al final del tiempo.

Sé que sentiré un abrumador conocimiento de ella, de su vida y de mi amor por ella en los últimos momentos.
Tengo que hacer lo imposible para estar ahí entonces.

Porque será la más bella, la más intensa, la más enriquecedora experiencia que nunca haya conocido en mi vida.
Cuando muera.

Así que me quedo en casa y estoy escuchándola roncar y respirar con dificultad y me deleito con el aliento más apestoso y horrible que nunca haya salido de la boca de un ángel.

Les pido su bendición.

Nos vemos.

Con cariño,

Fiona.

Olga Román “Me estoy asomando a un nuevo mundo”

Tras un largo tiempo siendo la segunda voz de Joaquín Sabina y con tres discos solistas editados como son “Vueltas y vueltas” (2001), “Olga Román 2” (2005) y “Seguir caminando” (2011), Olga Román lanzó su cuarto disco con un proyecto ambicioso.
“De agua y laurel” se convierte en el homenaje de Olga al músico argentino Gustavo “Cuchi” Leguizamón. Ambicioso porque la cantante española venía de álbumes mas cercanos al jazz. “Estaba preparando los conciertos de “Seguir caminando” incluyendo canciones del Cuchi Leguizamón para tocar al piano. Ahí empezó a moverme algo”, cuenta Olga a PlanB Fotorock. Después conocería al músico argentino Néstor Díaz que sería su ladero y aliado perfecto. “Cuchi es un compositor que admiro muchísimo, él que más admite ser visitado por gente de afuera, da permiso para reinterpretarlo”, agrega la cantautora española. Tiene de invitados a Juan Carlos Baglietto y Angela Irene. Lo estará presentando en Argentina en Córdoba (23/11), Santa Fé (24/11), Rosario (25/11 y 26/11), Pergamino (27/11) y cerrará en el Teatro Apolo de Buenos Aires (30/11).
 
 
A pesar de su gran obra aquí en Argentina Cuchi Leguizamón no se le da toda la importancia que merece, ¿Cómo llegas a su música?
 
Pensaba que había muchos más homenajes a él, lo primero que escuché fue un disco de Mercedes Sosa cuando era niña, había algunas canciones del Cuchi pero en esa época no me fijaba en los nombres de los compositores. Estaban “La Arenosa”“La Pomeña”. Años después descubrí al dúo salteño y fue un gran “pelotazo”, no solo era folclore que me encantaba sino que había también unas melodías y armonías increíbles. Ahí si me fije en los créditos de las canciones y aparecía Leguizamón, pensaba que sería uno de los dos pero hace poco supe que el Cuchi escribía y arreglaba para el dúo salteño, era el alma Mater. 
 
 
¿Qué marca este álbum en tu carrera?
 
Es un proyecto que lo he hecho de una manera muy inconsciente, quizás como lo he hecho desde España no me estaba dando cuenta de “la rareza” que una española se meta en este terreno. Fluyó desde el primer momento. Hace un año dije que quería hacer un disco de folclore, en marzo apareció Nestor Díaz que se comprometió tanto o más que yo y luego aparecen para publicarlo y una gira. Espero sea la puerta a nuevos hogares, nuevos circuitos, a ponerme en contacto con músicos y públicos nuevos, es un material que me mueve mucho, lo siento muy mío, como si no tuviera que pedirle permiso a nadie para cantarlo. 
 
 
¿Costó la selección de las canciones? 
 
No porque el repertorio de Cuchi es bellísimo, quizás lo difícil fue dejar afuera algunas canciones. Elegimos muchas que conocía como “La Pomeña” ó “La Arenosa”“Zamba para la viuda” había sido el detonante para todo esto, se la escuché a Liliana Herrero una noche en Buenos Aires y su interpretación me voló la cabeza, ahí empecé a tirar del hilo. 
¿Cómo llegan los invitados al álbum?
 
A Baglietto lo conocía hace muchísimo tiempo, coincidimos en muchas ocasiones cuando yo venía acompañando a Sabina, lo admiraba desde hacía muchísimo tiempo. El grabó una canción mía en su último disco, fue una maravillosa sorpresa. En marzo tratamos de juntarnos para cantar pero él estaba en Estados Unidos, para el disco me respondió que sí de inmediato y grabó. A Angela Irene no la conocía personalmente, la había escuchado y me había cautivado su voz tan poderosa y tan de tierra, tan de folclore. La invitamos y dijo que sí.
 
 
¿Cómo será esta gira por Argentina?
 
Hacemos las presentaciones con la misma formación del disco que es guitarracontrabajo percusión. Hacemos todo el repertorio del disco de Cuchi y también algunas de mis canciones en el medio. Era un reto difícil poner mis canciones al lado de las del Cuchi pero está funcionado magnífico. 
 
 
¿A dónde deseas que llegue este disco?
 
Antes de salir de Madrid para aquí me di cuenta, que iba a cantar un disco de folclore a Argentina, me dio un poco de vértigo por segundos. Tengo la sensación que me estoy asomando a un nuevo mundo de colaborar con otra gente y conocer músicos nuevos y de entrar en otros circuitos. Lo que más me sorprende es que la gente está halagada por este disco. Los hijos del Cuchi se enteraron que había una española que estaba grabando la música de su padre y nos conocimos vía Skype y acá en Buenos Aires estuve en casa del mayor, conocí a la viuda del Cuchi. Quieren venir al concierto, están entusiasmados, por lo cual es mucho más de lo que esperaba en mi casa en Madrid mientras que hacía el disco. 
 
Saludos y gracias!
 
Agustín Munaretto de RockDT para PlanB Fotorock

Calle 13 @ Plaza Moreno, La Plata

El 19 de Noviembre Calle 13 dió un recital gratuito en La Plata.

Los boricuas colmaron la Plaza Moreno, “aunque la espera fue larga, valió la pena”, era alguno de los comentarios que corría por la ciudad.  

Con mas de 100 mil personas, la plaza fue el escenario de jóvenes y adolescentes que se encontraban acampando desde el mediodía para reservar sus lugares en primera fila y desde temprano ya se coreaban las canciones del grupo.
 
El paso de Calle 13 por la ciudad, aún repercute por las redes sociales ya que es histórica la cantidad de espectadores que asistieron al aniversario por los 130 años de La Plata. Horas después del show Residente tuiteó: “hoy es uno de los días más felices de mi vida” y para finalizar la velada un espectacular cierre con fuegos artificiales que alumbraron el cielo de la ciudad de las diagonales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Más fotos ACÁ

Dani Abalos